Estela percibe el mundo de dos formas muy diferentes. Le gusta más cuando está colocada. Las sombras no son tan oscuras e inciertas y las luces, al contrario, se vuelven más tenues y dejan de escocerle los ojos. Los contornos de la mesa y los barrotes de la puerta se suavizan y su tono gris mate se vuelve menos triste, más azul. Las voces de las otras mujeres le traen recuerdos del coro donde cantaba su hermana pequeña. Todo se transforma: los insultos suenan a lejanas plegarias; las lágrimas se vuelven salmos de amor; la nostalgia, una nube blanda que la lleva lejos, más allá de estos muros; los azulejos del baño de la prisión, un cuadro de Paul Klee; la noche en que degolló a su marido ya es solo el vago recuerdo de una vieja película que no vio terminar.

Ilustración para Léptica / Luces y sombras.Ilustración inspirada en la performance ‘Birthday’ de la artista Polyxeni.

Ilustración para Léptica / Luces y sombras. Texto : Susana Armengol. Ilustración inspirada en la performance ‘Birthday’ de la artista Polyxeni.